Opinión / Reflexiones › Graffitis ¿En riesgo el nombramiento de Pueblo Mágico?

Fotos y texto: Isabel Muñiz Montero
En las fotografías Graffitis de San Pedro y San Andres Cholula.

Con la propuesta del diputado panista Eukid Castillo Herrera respecto a aumentar la penalización en torno a la práctica ilegal del graffiti entramos al terreno controversial de esta forma de expresión. La imagen urbana de las Cholulas debe ser cuidada debida a que cuentan ambas con el nombramiento de pueblos mágicos, y el gasto por reparación de los daños ocasionados por los graffiteros ascienden a varios miles de pesos.
La presencia de las pintas en las calles ha generado que los nombramientos se vean cuestionados y todo esto genera una serie de argumentos a favor y en contra respecto a la iniciativa panista por reforma los artículos 185, 413 Bis y  sumar a ello el artículo 413 Ter, lo que podría llevar a las personas que afecten la imagen urbana a pasar hasta 12 años en prisión, pena que podría ser excesiva.
Pero mirar al graffiti como un acto de vandalismo es dejar de mirar el fenómeno en toda su importancia. El graffiti como expresión es tan antiguo como la escritura y los espacios urbanos. A esta forma de expresión se le asocia con las manifestaciones de crítica social e inconformidad.
Desde el siglo XX y debido a que se convirtió en una expresión de la cultura y el arte popular el graffiti se ha visto fomentado por concursos cuya finalidad es impulsar el talento artístico de los llamados “graffiteros”. Y es que el graffiti es más que vandalismo, es una expresión de descontento social y una forma de arte. Si bien el graffiti asociado al vandalismo puede afectar la imagen de la ciudad, castigar su manifestación en lugar de encontrar formas creativas de darle un espacio sería un error. Acallar el descontento social con la coerción aumenta dicho descontento, y criminalizar a los jóvenes es generar formaciones reactivas a futuro. Por otro lado es imposible negar el talento artístico de aquellos que hacen del graffiti un arte y el alto coste que conlleva pintarlos.
 En las imágenes se presentan varios tipos de graffiti, desde aquellos que se pueden asociar con el vandalismo, los que se crean con el objetivo de la protesta y los artísticos, También se pueden observar pintas que corresponderá al espectador determinar de qué tipo de graffiti se trata. Finalmente habrá que preguntarnos si de verdad el graffiti pone en riesgo los nombramientos de “pueblo mágico”, si hay formas de controlarlos, o si bien es necesario prohibirlos.

Artículos relacionados

Empresas relacionadas






el tiempo