Opinión / Reflexiones › El homicidio de Ricardo Cadena y la criminalización de la juventud

Por: Isabel Muñiz

Por la tarde del 9 de mayo, en el zócalo de San Pedro Cholula representantes de diversos colectivos, de la sociedad civil, crews y ciudadanos se reunieron para protestar en contra del homicidio de Ricardo Cadena Becerra, un joven de 18 años cuya muerte ha puesto en evidencia la vulnerabilidad de los jóvenes y la criminalización de la que han sido objeto.

El pronunciamiento de los artistas urbanos incluye cuatro puntos clave: 1) se exige el esclarecimiento del homicidio de Ricardo Cadena y la sanción a los policías responsables de la violación a los derechos humanos y el abuso de poder, 2) se exige garantizar la no repetición de estos hechos y un acto público de responsabilidad institucional, indemnización y acompañamiento psicológico a la familia, 3) se exige también la derogación inmediata de las llamadas “Ley Grafiti” y “Ley Bala” en el Estado de Puebla, 4)  medidas legales para mejorar las condiciones de desarrollo de la juventud en todos sus ámbitos.  El documento fue firmado por colectivos nacionales y extranjeros, así como por organizaciones no gubernamentales como la Sociedad Donkis para las nuevas prácticas artísticas A.C., Graffitiarte.org, Habitajes A.C., Proyecto Colectivo Rexiste, Articulo 19, Vandalismo Intelectual, Zine y espacio de Reflexión, Centro de derechos humanos Miguel Agustin, Centro Prodh, Propuesta Civica A.C., Centro de Derechos Humanos FR. Francisco de Vitoria, Arte Urbano Latinoamericano Cali- Colombia, Migraciones Visuales, entre muchos otros. De manera simultánea se realizaron protestas en Nueva York, Guadalajara, Puebla y la Ciudad de México en donde la sociedad civil manifestó la preocupación por el clima nacional de criminalización de los jóvenes.

La madrugada del 3 de mayo el joven de 18 años Ricardo Cadena Becerra junto con su hermano Jonathan y su amigo  Heriberto salieron de un establecimiento que vende bebidas alcohólicas localizado en la calle N. Morones,  entre la 12 pte y 14 pte en el barrio de Santiago Mixquitla de la ciudad de San Pedro Cholula. Eran aproximadamente las 2:30 am cuando los jóvenes fueron interceptados por  la policía de San Pedro Cholula. Según las versiones de los oficiales, los jóvenes se encontraban pintando alguna barda del lugar. Una de las versiones asegura que Ricardo Cadena pintaba una pared con un gis, lo que dio origen a la persecución de los policías en contra de los muchachos. En el sitio “changeorg” se presenta una descripción de los hechos ocurridos aquella madrugada, en donde los jóvenes Jonathan y Heriberto dan su versión de los acontecimientos, la persecución, y el posterior homicidio de Ricardo.  El subdirector de seguridad de san Pedro Cholula Jaid Mothe Hernández presuntamente disparó en contra de Ricardo Cadena luego de que el joven fuera sometido y se encontraba en el suelo. La bala entró por su nuca y hacia su cráneo, mientras que Heriberto fue testigo de los hechos. Jonathan de quince años y hermano de Ricardo había tratado de escapar a la persecución policiaca volviendo al establecimiento del que habían salido momentos antes, pero fue sometido, golpeado y detenido por cuatro policías; cuando lo subían a la patrulla el joven escucho la detonación del arma, pero no se percató de los hechos, hasta que horas después pudo hablar con Heriberto, quien le dio su  versión de los acontecimientos. Mientras tanto, el oficial Jaid Mothe Hernández se dio a la fuga, para entregarse al día siguiente. Jaid Mothe Hernández pidió una disculpa pública y aseguró que lo sucedido habría sido un accidente cuando el arma se detonó en el forcejeo que presuntamente habría mantenido contra Ricardo. Más sin embargo los resultados de la investigación arrojada por la Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla señalaban que el oficial detonó su arma en forma intencional cuando el joven se encontraba de espaldas sometido en el piso.

Pero este evento no es aislado. Se trata de la segunda ocasión en que  un joven muere en un operativo policiaco en el Estado de Puebla. El 9 de julio de 2014, en Chalchihuapan, el niño Jose Luis Tehuatlie Tamayo de 13 años de edad fue alcanzado por un proyectil –presuntamente de  gas lacrimógeno- durante una protesta.

Ambas muertes, la de Jose Luis Tehuatlie Tamayo y la del joven Ricardo Cadena Becerra tienen en común que se han presentado luego de una reforma a las leyes que garantizan la seguridad de personas y bienes. Dichas leyes son la “Ley para Proteger los Derechos Humanos y Regular el Uso Legítimo de la Fuerza por parte de los Elementos de las Instituciones Policiacas del Estado de Puebla” (1) del 19 de mayo de 2014, y la Reforma al Código Penal del Estado Libre y Soberano de Puebla en sus artículos 185, 143 Bis, en donde se adiciona el 413 Ter, y el apartado O del artículo 19 así como en inciso d, de la fracción III del apartado A en el artículo 248 (2), para castigar hasta con 6 años de prisión a quienes causen “daño, destrucción o deterioro de un bien ajeno por medio de pintar signos, leyendas, dibujos, imágenes, dibujos o cualquier otra manifestación grafica”. A estas leyes se les conoce de manera popular como “Ley Bala” y “Ley Graffiti”.

Pero ¿qué ha generado las acciones de parte de la policía que han ocasionado la muerte de estos jóvenes? Podría pensarse en la falta de capacitación, o una mala interpretación por parte de los mandos policiacos acerca de la  reforma a las leyes mencionadas y como actuar frente a la supuesta acción delictiva de los ciudadanos. Puede pensarse también que el criterio de selección del personal policiaco no ha sido el adecuado; puede  también considerarse que han sido desafortunados accidentes, pero esta última versión no encaja con los hechos, pues los policías accionaron sus armas tal vez convencidos de estar cumpliendo su trabajo. Es entonces que se observa la contradicción, donde por un lado el policía no tiene clara su posición frente a la sociedad y a quien debe considerar delincuente, y por el otro reacciona pensando que está cumpliendo su deber.

En las Cholulas, ciudades que se caracterizan por estar adaptadas a satisfacer las necesidades de los estudiantes de las universidades localizadas en San Andrés, se observa una intensa vida nocturna. Los jóvenes de diferentes estratos económicos deambulan por las calles y muchos de ellos son víctimas no solo del crimen común, también de la extorción de los uniformados, según me comenta un ciudadano que trabaja como chofer en la conocida empresa “Taxis las Américas”. Desde la noche del jueves hasta la madrugada del domingo las Cholulas están muy activas, pero así también las patrullas que vigilan la ciudad. Los relatos sobre el acoso policiaco a los jóvenes no son pocos, pero se pierden en las versiones cotidianas de los acontecimientos de la vida nocturna.

Cabe señalar que la llamada “Ley Graffiti” es decir,  la reforma al código penal para intensificar las sanciones contra los grafiteros, fue motivo de controversias y debates.  Si bien en algun momento se mencionó que las pintas y los símbolos pintados en las paredes de las Cholulas “ponían en riesgo las categorías de pueblos mágicos”, queda claro que eran una muestra de la presencia de otras formas de vivir la ciudad. Jóvenes que no pertenecen a la misma clase social que los estudiantes de la Universidad de las  Américas, pero que manifiestan su existir de esta manera fueron criminalizados convirtiendo las pintas en un delito grave. Pero además las pintas son expresiones de protesta acalladas a la fuerza como delitos graves.

Con la muerte de Ricardo Cadena el oficial Jaid Mothe Hernández presunto responsable del homicidio enfrenta cargos  por delitos graves, homicidio calificado y abuso de autoridad; no es posible conocer cuál es la forma en que el oficial entendía su responsabilidad frente a los jóvenes que perseguía. Por otro lado se ha generado el enfrentamiento entre el diputado  Eukid Castañón Herrera, y el Edil José Juan Espinoza, el uno impulsor de la llamada “Ley Graffiti””, el otro siendo señalado por la responsabilidad que le genera estar al mando de las fuerzas policiacas municipales.

Buscar un único culpable o un grupo de culpables limita el entender del evento en su complejidad. El asesinato de Ricardo Cadena ha sido resultado de una serie de acontecimientos. Las reformas a las leyes, la apreciación de los mandos policiacos sobre ellas, la tendencia a criminalizar a los jóvenes y el acoso de que son víctimas a nivel nacional, y la criminalización de la protesta son las condicionantes para que en México y no solo en Puebla los casos de abuso de autoridad sean una constante. Señalar la criminalización de los jóvenes es un asunto de gran importancia en el país. De tal forma que se debe repensar la relación entre la juventud y el poder, así como protesta y su legitimidad ante el poder. En ese sentido, los lamentables acontecimientos de la madrugada del 3 de mayo en Cholula deben llevan a una reconciliación entre sociedad y policía, en donde los mandos policiacos velen por la seguridad de los jóvenes y donde los legisladores prevengan las posibles consecuencias de las reformas a las leyes.

La muerte de Ricardo y el encarcelamiento de Jaid Mothe son síntomas de una realidad que debe enfrentarse. Las disputas entre el Edil y el Diputado no deben dirigirse hacia fincar responsabilidades, deben buscar soluciones que prevengan posibles acontecimientos similares.

La movilización internacional  de los  artistas urbanos para exigir justicia ante la muerte de Ricardo, es también una exigencia para que no se criminalice su arte y su existencia. De tal forma que  criminalización de la juventud y de la protesta son el origen de la muerte de Ricardo Cadena Becerra.

Desde Vive Cholula nos unimos a las voces de los Cholultecas en el dolor de esta ciudad y damos nuestro más sentido pésame a  la familia de Ricardo Cadena Becerra.
  
(1)    Congreso del Estado de Puebla  19 de mayo de 2014 http://www.congresopuebla.gob.mx/index.php?option=com_docman&task=cat_view&gid=25&Itemid=111 
(2)    Periódico Oficial 13 de Marzo de 2015 http://www.ordenjuridico.gob.mx/Documentos/Estatal/Puebla/wo102466.pdf

Artículos relacionados

Empresas relacionadas






el tiempo